Julio Rodríguez (1971) camina a su pesar entre dos aguas: nació en Oviedo y vive en Gijón, tiene miedo a volar y pánico a no poder despegar los pies del suelo, es escritor y profesor universitario.

Doctor en Psicología, fue director de la Escuela Universitaria de Relaciones Laborales de Gijón entre 2007 y 2011. En la actualidad trabaja como profesor en el departamento de Psicología de la Universidad de Oviedo, impartiendo clases en la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales Jovellanos de Gijón y desarrollando su labor investigadora en el equipo de investigación multidisciplinar WorkForAll.

En los últimos años ha desarrollado proyectos de intervención social y otras colaboraciones con entidades sociales como la Asociación para el Desarrollo y la Acción Social Solidaria, la Fundación para la Acción Social Mar de Niebla y la Unidad Terapéutica y Educativa del Centro Penitenciario de Villabona.

Hermano de la también escritora Mónica Rodríguez, en el campo de la literatura ha publicado tres libros de poemas, Naranjas cada vez que te levantas, Doméstica y Tierra batida, y tres novelas, El mayor poeta del mundo, El vuelo de la monarca y Una mala racha.

No tiene ninguna medalla, pero ha obtenido algún que otro premio literario (no hay sombra de duda en ello, lo dice la wikipedia); entre ellos, destacan el Vargas Llosa de Novela, el Emilio Alarcos de Poesía, el Premio de Poesía Ciudad de Mérida, el Hermanos Argensola de Poesía o el más que rentable I Premio de Poesía Breve de la Universidad de Alcalá de Henares: mil euros por un haiku de diez palabras (una de ellas repetida): «Sólo tus ojos / clavados en mis ojos. / Lo demás, sombra».

A pesar de los premios y todo lo demás, el autor asume lo inevitable:

la-poesia-y-yo

Aparte de la literatura (y, claro, su familia), Julio Rodríguez tiene al menos otras dos pasiones confesables: la música y el cine.

La música está ahí, acompañándole desde siempre; de joven fue montador de escenarios, representante de grupos, road manager, promotor de conciertos, público agradecido. Pero músico, no. Afortunadamente para la música.

Aquí habla, con el apabullante Javier Blanco, de alguna de sus canciones favoritas:

Por su parte, el cine le ha dado grandes alegrías, y sigue dándoselas. Del Betacam a Netflix, pasando por los cines de barrio y extrarradio, ha aprendido ahí casi todo lo que sabe. Además de presentar durante años un programa radiofónico especial en directo sobre la entrega de los Oscar y dar forma a extraños guiones como los de las galas de inauguración y clausura de la 54 edición del Festival Internacional de Cine de Gijón, ha escrito guiones de radio, televisión y películas documentales (entre ellas, los largometrajes El astilleroPor la puerta grande) y ha dirigido el making of de la película Para qué sirve un oso, de Tom Fernández.

Aquí, dándoselas de entendido con Sonia Avellaneda:

Desde hace ya unos años, Julio Rodríguez colabora habitualmente en sus proyectos creativos con el realizador Asur Fuente y con el fotoperiodista Alex Zapico, autor de la mayor parte de las fotografías que aparecen en esta página.

Aficionado a andarse por las ramas en las entrevistas, aquí pueden leerse algunas de sus lindezas:

Entrevista capotiana a Julio Rodríguez

Una entrevista ligera a Julio Rodríguez

 

Imágenes para medios